SOBRE Mí

Reproducir vídeo

MUJER. MADRE. JUDOKA.

Continuamente aprendiendo.

Nunca doy nada por sentado.

Todo es posible cuando estás

dispuesto a luchar por tus sueños. 

TRAINER PARALÍMPICA. CONFERENCIANTE.

Nací con albinismo óculo-cutáneo completo, lo que significa que tengo una deficiencia visual grave y falta de pigmentación en la piel, pelo y ojos.

Hasta los 16 años, cuando me afilié a la ONCE, no supe de las ayudas para las personas con déficit visual. De éste modo, mi infancia y adolescencia estuvieron marcadas por dificultades en todos los ámbitos, en unos tiempos donde no se hablaba todavía de inclusión y mucho menos de normalización. La ONCE me enseñó a ver mejor, me dio acceso a las ayudas tiflotécnicas y me orientó profesionalmente. Gracias a ellos pude ponerle nombre a lo que me pasaba. Ellos me dieron los medios, yo puse la energía.  

Aprendiendo

A pesar de todas las dificultades, nunca di por sentado que no podía hacer algo a causa de mi discapacidad. Iba, probaba y reto a reto iba rompiendo barreras y sobrepasando ‘supuestos límites’.  

Después de varios años sin mucho éxito a nivel académico, no adaptado a mi diversidad funcional, estudié Fisioterapia en la Escuela Universitaria de Fisioterapia de la ONCE. En este período, descubrí que podía ser una buena estudiante en condiciones de EQUIDAD, e incluso una buena deportista siempre y cuando no me pidieran atrapar al vuelo un balón. 

Judo

Cuando el judo se cruzó en mi vida descubrí por primera vez lo que era estar en un ambiente normalizado.

Mi pasión por este deporte me llevó al mundo de la competición y el alto rendimiento. Me sentí parte de algo grande y descubrí que era muy competitiva. Por primera vez, mi esfuerzo suponía una mejora y se materializó en forma de victorias y medallas en competiciones mundiales, europeas y tres Juegos Paralímpicos.

Aprendí a compatibilizar el deporte de alto rendimiento con estudios, trabajo y con la maternidad en el último ciclo paralímpico, lo mas gratificante y de lo que mas orgullosa y satisfecha me siento. 

Compartiendo

Con el deporte de alto rendimiento he adquirido unos valores que he podido trasladar a todos los ámbitos de mi vida, y que estoy orgullosa de poder compartir en mis talleres y conferencias.

En ellas, traslado todos los aprendizajes que he adquirido para ayudar a todo el que quiera alcanzar sus sueños y objetivos. 

Porque hay caídas que te llevan más abajo del suelo. Te dejan incluso marcas o cicatrices. Pero si eres lista y sabes darle una lectura positiva, por el mismo precio te llevas un aprendizaje. Y lo que es mejor de todo, superación.’ 

© 2018 Marta Arce. Todos los derechos reservadosAviso Legal